FAMILIA : “Principal fortaleza de la persona para su desarrollo humano e integral”

“La familia es el núcleo esencial, más perfecto, bello y verdadero donde la persona se nutre de amor, de valores, virtudes y principios que la van humanizando, formando y preparando para su crecimiento integral ante la vida”.

Lili Vázquez

familia feliz

 

La familia es:

  • Una incubadora permanente: en la que los hijos se van preparando y formando para salir de casa. Un lugar donde puedan estar el tiempo que sea necesario para nutrirse, alimentarse y desarrollar sus capacidades y habilidades; una vez listos pueden salir renovados y enfrentar así al mundo y a su diversidad de experiencias.
  • Una escuela de vida: llena de grandes personalidades: maestros, doctores y eruditos; son capaces de enseñar los conocimientos más sabios, extraordinarios e inigualables que a través de su experiencia han podido conocer y adquirir. Los padres son capaces de ayudar a enfrentar cualquier situación, prueba o examen que la vida presente.
  • Una capilla de oración: la familia es el lugar perfecto donde, en medio de dificultades, se encuentran la paz y el silencio necesarios para sentirse bien. Proporciona seguridad, confianza y abraza con su calidez, con el amor de su mirada, con su aliento infinito de “estoy contigo”.
  • Una escuela de artes y oficios: donde se imparten una amplia gama de cursos y talleres que permiten prepararse para un mejor futuro. Algunos cursos son: barrer, trapear, planchar, lavar trastes, tender la cama, lavar la ropa, cantar, bailar, tocar instrumentos, coser ropa, cocinar, entre otros. Estos lograrán que la persona sea más proactiva e independiente ante la vida misma, forjando un sinfín de habilidades que la harán un mejor ser humano, íntegro y preparado para enfrentarse a las necesidades básicas que se presentan cotidianamente.
  • Un coach personal: que motiva a ser mejor y dirige a la persona para dar cada día el 100% y ser el líder de su propia vida. Escucha sus preocupaciones y pendientes y también ayuda a descubrir los anhelos y deseos más profundos. Va analizando cada vida y da excelentes consejos que servirán para tomar decisiones más asertivas.
  • Un centro motivacional: que brinda el empuje que se necesita para no caer en días pesados y difíciles; invita a seguir luchando por los ideales y acompaña hasta que se tenga el poder para continuar por el camino.
  • Impulsora del capital humano: ya que infunde habilidades, destrezas y talentos muy particulares a cada uno de sus miembros para aumentar la productividad y mejorar los objetivos que quieren alcanzar. Impulsa su progreso y aumenta el desarrollo integral para potenciar el crecimiento de los hijos, siendo así una inversión para el bien de la persona, la sociedad y el entorno en que se desarrolla.
  • Un huerto de traspatio: donde todos los días sus integrantes de pueden nutrir de frutos saludables, hortalizas saciables, huevo y pollo con gran carga de proteína que aportan salud, bienestar y energía para las actividades del día a día.
  • Una casa de retiros: para cuando es necesario huir del ruido y de los conflictos mundanos de la vida; es el espacio acondicionado y perfecto para estar en silencio, para meditar y pensar. Da la armonía, la claridad y la paz interior que son necesarias para poder reflexionar sobre la propia vida y después retomar caminos o andar por unos nuevos.
  • Formadora de formadores: La familia es la primera estancia generadora de formadores, líderes, ciudadanos íntegros, mujeres y hombres virtuosos, que harán mejores familias, mejores sociedades más ordenadas y justas; Y un mundo, lleno de paz y verdadera armonía. Es por ello, que la familia tiene la delicada responsabilidad de inculcar en valores y principios, tiene la responsabilidad de ser educadora de conocimientos puros y esenciales generando así… una “Cultura de Familia”.
  • Una clínica de “SPA”: al ser un espacio para el esparcimiento y la relajación; es un lugar para aquellos que se encuentren agotados, cansados o agobiados, donde podrán descansar todos sus sentidos. Recuerda: cero preocupaciones y aflicciones, lo único que hay que hacer es respirar y dejarse consentir.
  • Un hospital de altas especialidades: donde se atiende cualquier tipo de enfermedad, ya sea del cuerpo, del espíritu o del alma; cualquier emergencia o urgencia que el miembro de la familia pueda tener. La familia estará ahí en los momentos de dolor, de cansancio, cuando alguno de sus integrantes se sienta mal o se encuentre malherido; ella estará preparada para ser alivio y poder sanar cualquier tipo de herida.
  • Un centro de consultoria y terapia: ya que siempre habrá una gama de psicólogos (claro, sin título) con el firme propósito de ver sonreír al resto, de tratar de arreglar los problemas que se le estén presentando a cualquiera, logrando que las dificultades de la vida se vean desde otra perspectiva y se resuelvan de una forma más efectiva.
  • Un taller vocacional: que ayudará a discernir la verdadera vocación, aportando ideas para que poco a poco cada uno de los integrantes descubra su misión principal en la vida. La familia puede conocer a una persona de tal forma que pueda guiarlo para encontrar aquello que lo hace plenamente feliz.
  • Desarrolladora y formadora de talentos: porque sacará siempre lo mejor de cada uno, impulsará a conocer, detectar, identificar y desarrollar los talentos propios, aquellos más profundos que en ocasiones uno mismo no es capaz de ver; depositará esa inigualable confianza y seguridad que ayudarán a despuntar hacia el éxito personal. Es visor, alma y casa de grandes talentos humanos.

En las diferentes etapas, en las diversas circunstancias, en los continuos cambios, en las problemáticas pasajeras y en las constantes decisiones que el ser humano atraviesa en la vida, la familia permanece siempre fiel, fuerte para que la persona vuelque su mirada en cualquier momento y siga optando por la verdad, por el núcleo de la sociedad, por el bien perfecto, por la esencia más extraordinaria, por la felicidad más plena, por el regalo y la bendición más preciada… su familia.

Por ello, debes tener la infinita certeza de que no existe mejor, más perfecto y más ideal lugar, que permita obtener la fuerza interior que mueve a los seres humanos a salir adelante, que no sea tu familia: ese conjunto de seres que te aman y te nutren de inmensas bondades saludables, buenas y bellas que te proporcionan vitalidad y estabilidad a lo largo de toda tu vida.

 

“Vive en familia, sé familia, opta por la familia”

Lili Vázquez

Recommended Posts

4 Comments

  • María
    21 June, 2016

    Chulada!
    Opta por la familia!

  • C. Ruiz
    21 June, 2016

    Muy buen artículo la base de todo es la familia, los amigos, rodearte de personas que saquen lo mejor de ti, a la familia nunca hay que darle la espalda pase lo que pase en las buenas y en las malas ellos estarán para ti y el cariño debe ser mutuo. Una buena familia se hace con esfuerzo, dedicación y sobre todo cariño por las personas, la familia a veces no solo son padre, madre y hermanos, también están hechas de amigos, personas que juntas sacan lo mejor de sí mismas y forman un fuerte lazo que no pudieron lograr con su núcleo familiar biológico.

  • Graciela Rea Rojas
    22 June, 2016

    Agradezco y felicidades por este bello e interesante artículo Lily Vázquez. Me dejo recordar las actividades de mi vida hechas por amor a Dios y amor al prójimo. Sin desgaste alguno sabía que mis pichones mis hijos iban a crecer y volar muy alto, para renovarse y volver a vivir, la familia nunca mure se renueva.

  • Claudia C.
    30 June, 2016

    Claudia C.

    Excelente artículo, me gusto la gracia. En hora buena, Felicidades.

Dejanos tus comentarios