La mejor parte

Pequeñas acciones que logran grandes cambios

 

¿Te has preguntado por qué te hace tan feliz estar bien con tu pareja y te hace tan infeliz cuando se pelean? ¿Por qué son tan profundas las fibras que se tocan en una relación?

Este fin de semana mi esposo y yo tuvimos  el privilegio de participar como coaches en un Taller de matrimonios. Éramos en total 24 matrimonios. 11 en nuestro grupo.  Y me llamó mucho la atención una frase que escuche a uno de los esposos:  “perderme este taller no hubiera sido perderme el taller, sino perderme a mi esposa, ¡ha sido tanto lo que he ganado!”.

La mayoría de los agradecimientos y conclusiones de las parejas no eran sobre el curso, sino sobre su esposo/a o su relación.

A veces tenemos la idea de que las relaciones se  mueven solas, o que basta cultivar a la plantita del amor de vez en cuando con algún detalle y tendríamos que estar bien….  Y si, quizá con eso basta para estar bien, claro, con sus altas y bajas, con las dificultades normales de cualquier pareja… ¿no?  Pero a veces creemos que tener continuas  dificultades o “bajas” es normal.

He preguntado a varios grupos de mujeres si asistirían a talleres para mejorar su comunicación de pareja o para aprender nuevas cosas acerca de las relaciones matrimoniales, y la respuesta muchas veces ha sido: “claro que iría, si lo necesitara”

Y me hace pensar que así vamos por la vida, acomodados en nuestra zona de confort, abrumados quizá con nuestra rutina y nuestras responsabilidades, sin la paz, la paciencia o la calma para buscar nuevas herramientas para nuestro trabajo, para la crianza y educación de nuestros hijos o para una relación de pareja más plena. Y luego nos sorprende que en nuestro puesto pusieron a alguien sin experiencia, o que un día llegó el esposo o la esposa  y dijo: me cansé de esta relación…. O que nuestro hijo salió drogadicto o muy malo para el trabajo.

Piensen en esto:

Si no podemos dejar al azar nuestro crecimiento profesional, si debemos estar a la vanguardia, capacitándonos y actualizándonos  ¿Por qué si dejamos al azar cosas mucho más importantes para nuestra vida?

¿Por qué  si el bienestar de nosotros mismos y de nuestros hijos depende de nuestra estabilidad emocional con nuestra pareja, no tomamos acciones más eficaces para lograrlo?

Como conclusión  este pequeño artículo te hago las siguientes recomendaciones:

  1. Nunca te conformes con una relación simplemente buena, esfuérzate por que sea una relación feliz.
  2. No pienses que las cosas suceden, somos nosotros los que hacemos que sucedan, para bien y para mal. Busca lo que debes de poner para bien y lo que debes de evitar.
  3. Conoce lo que el mercado ofrece para crecer y mejorar tu relación: Libros, cursos, talleres, platicas, páginas, grupos. Y busca lo que sea a tu medida.
  4. Si en tu relación te sientes desmotivado, desilusionado, resignado y ya intentaste todo, busca ayuda.

El éxito de una relación no está en lo que haces en ella, ni siquiera en lo que el otro hace por ti o para ti, está en lo que eres, y en lo que el otro Es para ti. A veces nuestro problema es que ya no nos gusta en lo que nos convertimos. Pero para volver a  ser o descubrirse como pareja en lo que son cada uno para el otro y a veces es necesario dejar de hacer y darse un espacio juntos. En la vida de pareja esa es la mejor parte.

 

 

 

Recommended Posts

Dejanos tus comentarios